12 DE MARZO: DÍA MUNDIAL DEL GLAUCOMA

Glaucoma: el ladrón furtivo de la vista

Vota
         
Compartir Compartir
facebook twitter linkedin
delicious sharethis
12 marzo 2013

Del millon de españoles que padecen glaucoma, la mitad lo desconoce.

RECUERDE QUE...

El glaucoma normalmente es una enfermedad silenciosa y su diagnóstico se produce con frecuencia de forma tardía.

Una vez detectado se ha de seguir al pie de la letra el tratamiento indicado pues precisamente su cumplimiento y las revisiones son las mejores armas para luchar contra la enfermedad y llevar una vida normal.

Es importante saber desde el principio que la enfermedad es progresiva y que si no se trata adecuadamente puede conducir a la ceguera.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 4,5 millones de personas han perdido la vista de manera irreversible por culpa del glaucoma; una cifra que el año 2020 se elevará hasta los 11 millones.

Es más, el 90% de la ceguera que provoca el glaucoma podría evitarse mediante la detección temprana y el tratamiento. El diagnótico precoz se torna entonces fundamental.

A pesar de lo alarmante de las cifras, un problema relevante reside en aquellas personas que aún están por diagnosticar.

Y es que, como es una enfermedad silenciosa que en las fases iniciales no presenta síntomas, del millon de españoles que padecen glaucoma, la mitad lo desconoce.

Pero, ¿qué es el glaucoma?

Para entender lo que es el glaucoma antes hay que presentar a los "personajes" que intervienen en este trastorno.

Por un lado, se encuentra el nervio óptico, formado por más de un millón de fibras nerviosas, es decir, neuronas similares a las del cerebro que conducen la información desde la retina, donde se forma la imagen, hasta el cerebro, donde se procesa. Para verlo más fácilmente basta un símil: el nervio óptico es como un cable eléctrico y sus fibras nerviosas sus filamentos. Cada uno de ellos transporta un mensaje al cerebro, el lugar donde se unirán todos para producir la sensación visual.

Por otro lado está el humor acuoso, un líquido claro y transparente que produce el propio ojo, que fluye continuamente en su interior humedeciendo y nutriendo los tejidos. Mientras puede salir del ojo sin problema todo va bien, el problema llega cuando 'el tubo de desagüe', o lo que es lo mismo, el sistema de drenaje del ojo, se atasca. En esta situación, como el humor acuoso no puede salir, o al menos no a la velocidad normal, la presión en el interior del ojo, conocida como presión intraocular o PIO, aumenta.

Tras esta explicación se puede concluir que el glaucoma es una enfermedad ocular crónica que en la mayor parte de los casos se caracteriza por un aumento de la presión en el interior del ojo. Esta situación provoca que el nervio óptico se lesione y vayan muriendo una a una sus fibras nerviosas, lo cual se traduce en una pérdida progresiva de visión que puede llevar a la ceguera si el paciente no recibe el tratamiento oportuno.

Uno de los principales escollos que rodean a esta enfermedad es que, al igual que las neuronas del cerebro, las fibras nerviosas del nervio óptico no se regeneran y por tanto, cuando mueren, ya no se pueden recuperar. De ahí que sea tan importante la detección temprana de la enfermedad para poder tratarla a tiempo, antes de que el daño sea irreversible.

Síntomas y diagnóstico

Como ya hemos dicho, al principio nada hace sospechar de la presencia del glaucoma. Para cuando la persona afectada se da cuenta de que algo no va bien, ya se ha hecho con un espacio muy importante de la visión, un espacio perdido para siempre. Lo primero que nota es que ha perdido parte de su visión lateral y, en consecuencia, ve como si lo hiciera a través de un túnel. Posteriormente, si no se trata, la visión central también puede disminuir e incluso llegar a perderse por completo.

Actualmente la única manera de reconocer un glaucoma antes de que los síntomas comiencen a delatarle es realizar un examen oftalmológico. Dado que las estadísticas la señalan como una enfermedad que, en muchas ocasiones, acompaña al envejecimiento, se aconseja que todas las personas a partir de los cuarenta años de edad se sometan periódicamente a un examen oftalmológico con el que poder descartar o confirmar su presencia.

No obstante, aunque cualquier persona puede desarrollar un glaucoma, algunos individuos presentan un mayor riesgo, en concreto, los mayores de 40 años, las personas de raza negra, aquéllos con antecedentes familiares de glaucoma o de hipertensión ocular, diabéticos, grandes miopes o personas que llevan tomando durante tiempo un tratamiento con corticoides tópicos o sistémicos.


El diagnóstico de un posible glaucoma consiste en una exploración minuciosa del ojo que incluye tomas repetidas de la tensión ocular y campimetrías. En concreto, la campimetría explora el campo de visión del paciente para determinar si la función visual presenta daños y en qué grado. En función de la tensión, el grado de los daños, la edad del paciente y otros factores, el oftalmólogo decide el tipo de tratamiento más adecuado para cada caso.

Tratamiento

La única manera de frenar el avance de esta enfermedad es instaurar un tratamiento que consiga disminuir la tensión del ojo. Actualmente existen tres alternativas: medicamentos, cirugía láser y cirugía convencional. Ninguno de ellos conseguirá recuperar la visión perdida, pero sí proteger la que aun se conserva.

El tratamiento farmacológico para controlar la presión ocular suele consistir en la utilización de colirios, siendo importante seguir las indicaciones del tratamiento y ser riguroso y muy constante para que la enfermedad no progrese.

La cirugía láser se aplica en la misma consulta en pocos minutos y, salvo la inflamación del ojo, carece de efectos secundarios. Pero este tipo de cirugía no funciona en todas las personas, de hecho, sólo es útil en pacientes mayores; además, en muchos casos sus resultados no son permanentes y, en otros, el paciente tendrá que seguir usando medicamentos para el glaucoma aún después de someterse a esta operación.

Cuando ni los medicamentos ni el láser son capaces de controlar la presión del ojo, sólo queda la cirugía convencional. Las alternativas son varias, pero todas persiguen lo mismo: conseguir que se elimine el humor acuoso que ha quedado acumulado.

Una vez intervenido, el paciente deberá tener algunas precauciones durante las primeras semanas: no realizar esfuerzos físicos y administrase un colirio antiinflamatorio. Cada poco tiempo deberá acudir a la consulta del oftalmólogo para comprobar que el humor acuoso sale correctamente por la nueva vía y que la presión ocular se ha normalizado.

FUENTES: Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares, Instituto Nacional del Ojo (EE.UU.).

VIVIR CON GLAUCOMA

1. Puede que pase algún tiempo antes de encontrar el medicamento mejor para usted. Algunos pueden causar efectos secundarios; infórmese sobre cuáles son y acuda inmediatamente al médico si presenta alguno de ellos para que considere cambiarle el tratamiento.

2. Incorpore sus medicamentos a su rutina diaria. Puede acostumbrarse por ejemplo a usarlos cuando se levanta, a la hora de la comida y/o al acostarse. Ya que el glaucoma frecuentemente no tiene síntomas puede estar tentado a dejar de tomar sus medicamentos o simplemente olvidarse de hacerlo. No caiga en esta trampa, el uso regular de la medicación es muy importante.

3. También es importante que su médico de cabecera, su farmacéutico y el personal sanitario con el que tenga contacto sepa que tiene glaucoma y conozca los medicamentos que está usando. Así, se asegurará que no le suministren ningún tratamiento que interfiera con ellos, ya que numerosos medicamentos pueden aumentar la presión intraocular y, por tanto, están contraindicados en caso de glaucoma. Si tiene alguna duda, consulte con su farmacéutico. Él le indicará la compatibilidad o no de la medicación.

4. Trate de mantener sus ojos limpios y libres de irritantes. Los cosméticos deben ser no alergénicos.

5. Aunque algunos medicamentos para el glaucoma pueden causar escozor, no se frote los ojos.

6. Mantener una buena salud general es tan importante como cuidar sus ojos. Coma sano, mantenga un peso saludable, haga ejercicio (previa consulta con el médico), no fume, no tome café y evite retener líquidos, espaciando su ingesta y reduciendo la cantidad de sal en las comidas. Además, no deje que el estrés se adueñe de su vida. Reserve un hueco cada día para relajarse.

7. El diagnóstico de la enfermedad puede venir acompañado de preocupación, miedo o impotencia. De hecho, no es raro que los pacientes de glaucoma sufran depresión o letargo, es decir, estado de somnolencia profunda y prolongada. Tómese el tiempo que necesite para conocer su enfermedad y se dará cuenta de que vivir con glaucoma no significa tener que hacer cambios drásticos en su vida.

8. No tiene que pasar solo por este período de adaptación. Comparta sus sentimientos con sus seres queridos, pues una vez que entiendan lo que usted está sintiendo será más fácil que lo apoyen y lo ayuden a satisfacer cualquier necesidad que pueda tener. También es recomendable que hable con otras personas con glaucoma. Todos los casos son ligeramente distintos, pero compartir las ideas y los sentimientos con alguien que está pasando por lo mismo puede ser de gran ayuda.

9. Mucha gente no es consciente de la importancia que tienen las revisiones oculares y no saben que las personas con glaucoma pueden no presentar síntomas. Usted tiene la oportunidad de enseñar a sus amigos y parientes qué es esta enfermedad y convencerles de que han de revisarse la presión ocular.

Disminuir fuente Aumentar fuente

0 Comentarios



Escriba su comentario

Escribe estos caracteres para enviar el comentario *
introducir este texto en la contenedor de la izquierda
* Campos obligatorios.





Contacto | Staff
C/ Capitán Haya 60, 1º - 28020 Madrid
© 2011 Grupo Saned | Todos los derechos reservados